MONÓLOGO EPISTOLAR DE PADRES DEL NORTE CON ALCALDÍA DE BUCARAMANGA Y MINJUSTICA

Como el “Coronel” de García Márquez, 89 padres y madres de familia del norte de Bucaramanga, no tienen quien les responda las cartas que envían al alcalde de la ciudad Fernando Vargas Mendoza, a los secretarios de despacho y al mismo Min JUSTICIA.

El problema, el mismo del que hemos hablado en esta página web desde el pasado mes de febrero: Una orden de Minjusticia que dejaría sin atención más de 100 niñas y niños víctimas de la violencia en el norte de la capital santandereana, la zona más golpeada por todos los dolores terrenales.

En este trabajo se ha hablado con mucha gente para que ayude pero hasta ahora ha sido imposible encontrar quien escuche, dialogue y trate de buscar una solución, solo el secretario administrativo de la alcaldía Néstor Castro, pero él no tiene competencia en el tema. El alcalde, el secretario de gobierno, la secretaría de desarrollo social y mucho menos las funcionarias de Minjusticia que vinieron a Bucaramanga a dar la orden de que la Fundación Tejedores de Afecto y sus 100 niños se fueran con su “música” a otra parte, han abierto sus puertas, su corazón y su razón a la solución de este problema porque quizá para ellos no hay problema o el problema ya está resuelto.

Se ratifica así que las administraciones de puertas abiertas en Colombia son para los que tienen algún poder económico y en la mayoría de los casos, electoral, pero no para unos padres de familia y unos “chinos” que ni quitan ni ponen en una ciudad como la nuestra.

Triste, realmente triste y desalentador, que ni siquiera se pueda plantear un problema en franca lid y cara a cara con una administración municipal en un país que dejó una "democracia representativa” para convertirse en una “participativa”. Participativa ¿De qué?

Como yo también sigo empeñado en que les contesten a los padres de familia del norte de Bucaramanga, publico en este sitio weblog y en mí sitio WEB porque ya tengo sitio WEB, las cartas de estos “coroneles y coronelas” que aún no tienen quien les responda.

Comentarios