miércoles, 25 de marzo de 2009

CARTA DE LA FUNDACIÓN TEJEDORES DE AFECTO

Bucaramanga, Marzo 24 de 2009

Doctora
CAROLINA TENORIO GARCÉS
Directora Acceso a la Justicia
Ministerio del Interior y de Justicia
Bogotá


Ref. Desalojo de la Fundación Tejedores de Afecto de la Casa de Justicia de Bucaramanga


Cordial Saludo.

En atención a su comunicado fechado el 17 de marzo del presente año y recibido el día 24 del mismo mes, me permito con todo respeto aclarar algunos puntos:

Lamento que en su fugaz visita a la Casa de Justicia de Bucaramanga, específicamente a las oficinas de la Fundación, no hayamos tenido la oportunidad de conocernos y compartir sobre los objetivos, alcances e impacto social, del proyecto que nosotros desarrollamos en favor de la promoción, protección y defensa de los derechos de la niñez, especialmente de aquellos que han sido o son víctimas de violencia intrafamiliar, maltrato y /o abuso sexual, y que residen en el norte de Bucaramanga, zona reconocida por sus altos índices de violencia y en donde se encuentra ubicada la Casa de Justicia. Tal vez, por esta falta de comunicación asertiva, sumado, muy seguramente, a comentarios personales de quienes nunca han conocido objetivamente el proyecto, usted pudo haber tomado una imagen equivocada y falsa, del trabajo que adelanta la Fundación.

Otras organizaciones e instituciones de renombre nacional e internacional, tales como: El Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez, La Fundación Restrepo Barco, La Universidad del Magdalena, La Universidad Autónoma de Bucaramanga, El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, La Organización Compartamos con Colombia, La Organización Kiwanis Internacional, instituciones que si han conocido y evaluado objetivamente, los alcances del programa y proyectos de la Fundación, podrán dar fe de la idoneidad de la Fundación para ejecutar este tipo de actividades en beneficio de la comunidad y la infancia del norte de Bucaramanga. Tal vez, si usted como representante del estado, se hubiera tomado la molestia de hablar con nosotros, muy seguramente, habíamos podido exponer y argumentar las razones por las cuales nuestra presencia institucional, no está por fuera de los objetivos de las casas de justicia.

En su comunicado y de acuerdo a los argumentos expuestos por el coordinador de casa de justicia, se nos señala de haber “tomado” muebles que fueron destinados a los consultorios jurídicos y que por esta razón estos no han podido funcionar, me permito aclarar que, como persona honesta que soy, y como director de la Fundación, nunca he tomado nada que no me corresponda y mucho menos sin autorización, siempre he procurado que las cosas se hagan de la manera correcta, razón por la cual, el uso que hemos hecho de los espacios y muebles de la casa de justicia, han estado mediados por convenios de cooperación interinstitucional, que de manera legal, se han suscrito inicialmente, con la coordinación de la casa de justicia y después con la Secretaria de Gobierno Municipal. Es más, el mismo Doctor Martínez, quién un par de años atrás, se desempeñaba como inspector de policía y quién en ocasiones era nombrado coordinador encargado, aprobó el uso de espacios y mobiliario; por esta razón, considero este señalamiento delicado e irrespetuoso.

En relación a los espacios que la Fundación ocupa, me permito recordar un poco de la historia. Desde el año 2002, la Fundación a hecho uso de los espacios de la Casa de Justicia, inicialmente se nos facilitaba el salón principal los días sábado; una vez que nuestras actividades empezaron a mostrar resultados importantes, fuimos invitados por el entonces coordinador Dr. Ariel Rengifo, a hacer parte de la plataforma institucional de la Casa de Justicia, según como quedó expuesto en el programa de acción que la ESAP ayudó a diseñar y que fue puesto como proyecto bandera de la casa de justicia para ese entonces. Fue el mismo Dr. Rengifo quien nos entregó el espacio que hoy ocupamos. En muchas ocasiones y por el número de niños y familias que atendemos, nos hemos vistos obligados a usar ocasionalmente, espacios que son destinados a estudiantes de practica universitaria, pero que durante el semestre no hacen presencia; cabe resaltar que, desde que nosotros estamos haciendo uso de las instalaciones, estos espacios han estado sub utilizados y porque no decirlo, casi abandonados. Por esta razón no veo como se nos pueda señalar de ser los responsables de que entidades como, la Secretaria de Desarrollo Comunitario, los Conciliadores en Equidad y la Registraduría Nacional, no hagan presencia en la casa de justicia.

Respetada Dra. Tenorio Garcés, no es verdad que el objetivo de la fundación sea hacer y comercializar piñatas, servicio de payasos, mimos, magos, tortas, postres, ponqués, etc. Nuevamente su apreciación es motivada por un desconocimiento total de nuestra misión social; si quiero decirle que en el año 2005, la Fundación, fue reconocida por el concurso nacional VENTURES que apoya la fiduciaria del banco Bogotá, el diario portafolio, entre otros, como el tercer proyecto de emprendimiento social más importante del país, gracias a que presentamos una idea de proyecto productivo orientado a mejorar la calidad de vida de las madres cabeza de hogar, que en esa época hacían parte de nuestro proyecto. Por haber conseguido esta distinción, se nos otorgaron algunos recursos que se invirtieron en la capacitación de mujeres y en el desarrollo de ideas de negocio que les ayudará a mejorar su nivel de ingresos y por ende su calidad de vida. Pero hasta el momento en las instalaciones de casa de justicia no se ha hecho el primer ponqué, postre o pasaboca. Si esta información la obtuvo de nuestro sitio web, no me explico Dra. Tenorio, como no revisó los objetivos institucionales, la misión, el programa y sus proyectos, los verdaderos servicios, las evidencias.

En un país como el nuestro, donde existen cualquier tipo de instituciones que dicen servir a las comunidades, es muy fácil que se engañe a quienes quieren aportar al desarrollo de las comunidades y regiones. El prestar nuestros servicios dentro de un espacio físico reconocido en la comunidad, ha permitido que algunas organizaciones nacionales e internacionales confíen en nuestro trabajo y nos apoyen con recursos; sin ir muy lejos, la misma Secretaria de Gobierno Municipal, vio con buenos ojos nuestra presencia en casa de justicia, reconociendo que nuestro trabajo va de la mano de la constitución y de los intereses municipales, razón por la cual firmó con nosotros un convenio de apoyo a programas de interés público en el 2008 y que en el 2009 tendría continuidad. Sostener un proyecto de este tipo no es fácil, demanda esfuerzos personales, profesionales y financieros; no creo que por haber hecho referencia a la dirección de la casa de justicia, se esté atentando contra las políticas o servicios que se presten allí. Creo que usted nos ha confundido con alguna institución pirata o deshonesta que se beneficia de la buena imagen de las instituciones del estado; ante todo somos una institución seria y responsable, que ha sido reconocida por su trabajo en beneficio de la niñez y la familia.

Cuando usted señala que una de las oficinas la ocupa “la esposa del director”, ¿a qué se refiere específicamente Dra. Tenorio? ¿Acaso está mal que una pareja de honestos ciudadanos, que son ejemplo para sus hijos, dediquen su vida al servicio social? Que más da que la ocupe María o Teresa o Patricia, ¿cuál es la diferencia? Creo que en su enunciado hay un dejo de malicia e ironía, que no busca nada bueno. Ella, mi esposa, es quien se encarga de gestionar y asegurar la alimentación de los niños vinculados al programa, labor que muy pocas mujeres estarían dispuestas a hacer, sin recibir alguna remuneración, pues mi esposa, lo hace desinteresadamente y lo mínimo que se le puede dar es un lugar decente donde pueda realizar su trabajo. El proyecto en la actualidad atiende las necesidades de orientación e intervención psicopedagógica de 100 niños y 73 familias, para este trabajo contamos con tres psicólogos y un especialista en educación; nosotros no ocupamos espacios por que si; el número de niños y familias que se atiende obliga a tener como mínimo tres consultorios, pues además de ellos también atendemos las necesidades de orientación de personas de la comunidad que no pertenecen directamente al proyecto y que vienen en busca de ayuda, tal es el caso de niños y familias que son remitidos por los colegios de la comunidad. Quiero aclarar que en un principio todos los casos eran remitidos por las instituciones presentes en casa de justicia, como la fiscalía y la comisaría de familia. Nosotros hemos llegado a apoyar el trabajo de las instituciones, no a entorpecerlo o desmejorarlo. La Fundación, Dra. Tenorio, no tiene una cafetería donde se vendan gaseosas, chitos o cosas de esas, nosotros aprovechamos un lugar que estaba abandonado y lo pusimos al servicio de la niñez, convirtiéndolo en un espacio donde diariamente se pudieran alimentar.

Finalmente, yo también leí la pagina web del ministerio del interior y de justicia, y allí pude darme cuenta que nosotros no somos contrarios a los objetivos de las casas de justicia. Quiero resaltar los siguientes puntos:

Objetivos de las casa de justicia:
Entre otros:
Adelantar programas de prevención de la Violencia Intrafamiliar, de Género, Sexual.
Prevenir los conflictos Sociales.
Promocionan la utilización de mecanismos alternativos de resolución de conflictos.

Pude también leer sobre como definen la justicia alternativa y quienes son los actores voluntarios de convivencia comunitaria o promotores de convivencia. Me llama la atención como los definen: “Ciudadanos conscientes de la convivencia pacífica”, por eso me pregunto: ¿Será que la Fundación no encaja dentro de este grupo de ciudadanos que de manera voluntaria busca mejorar las relaciones entre las personas a fin de lograr una convivencia pacífica? ¿Será que la Fundación no contribuye en la solución de los conflictos ciudadanos? ¿Será que la Fundación a través de su equipo de profesionales y en contacto directo con la comunidad, mediante las distintas alternativas de intervención psicológica y pedagógica no sensibiliza a las personas sobre las distintas formas para abordar un conflicto?

Más adelante pude ver que las entidades sin ánimo de lucro pueden ser proveedoras de servicio de las casas de justicia. Respetada Dra. Tenorio, en lo personal no creo que la solución sea sacarnos, creo más bien que la unión de esfuerzos siempre tendrá como resultado una mejor sociedad, un mejor país. Creo que si analizamos objetivamente las cosas, estamos más cerca de servir para mejorar la calidad de los servicios que se prestan, las condiciones de la comunidad, el bienestar social, la convivencia pacífica, que de ser contrarios a los objetivos institucionales. Dra. Tenorio, destruir es muy fácil, construir requiere de esfuerzos, convencimientos, argumentos, trabajo mancomunado, solidaridad, apoyo, etc. Yo la invito a construir, yo la invito a proyectar soluciones, yo la invito a reflexionar sobre las necesidades de una comunidad que nos necesita. Nosotros estamos dispuestos a continuar trabajando por un país que cada día requiere más gente dispuesta a sacarlo adelante, a devolverle la fe y la esperanza; creo que su apoyo, su confianza es indispensable. Recuerde que por encima de nuestros intereses, siempre debe primar el amor a Dios y los derechos de la niñez.

Con todo afecto,

GERMÁN GÓMEZ CEPEDA
Director
Fundación Tejedores de Afecto

C.C. Dr. Fernando Vargas Mendoza
Alcalde de Bucaramanga
Dr. Edgar Salcedo S.
Secretario de Gobierno Municipal
Dra. Paola Carvajal Pineda
Secretaria de Desarrollo Social
Dr. Luis Alejandro Rivero O.
Director Regional ICBF
Srs. Defensoría del Pueblo
Srs. Medios de Comunicación
Google

SANTANDER EN FOTOS

Loading...